miércoles, 8 de diciembre de 2010

2.7. EDUCACIÓN Y HUMANIZACIÓN


FUENTE:
Martínez Cano Rafael (2010)
México, Documento Original.


A través de Filosofía “I” hemos estudiado el origen de las ideas humanas, comúnmente llamado conocimiento, el cual se definió como: la apropiación de una idea semejante a la estructura del objeto.

La intención es lograr objetividad lógica, conciencia para distinguir aquello que es un conocimiento de lo que es una mera creencia; es decir, saber la diferencia entre lo que los griegos llamaron epísteme y doxa. Así se cuenta ya con una base para dirigir una investigación racional.

En el Bloque Temático “1” de Filosofía II, los profesores hemos revisado el tema “conciencia y autoconciencia”, en el cual estuvo implícito el análisis de la realidad, incluido el examen de sí mismo, para ver qué tanto nos conocemos relacionándonos con la realidad social y saber conducirnos ordenada y pacíficamente, tener conciencia de la situación actual de la ciencia, a través de la reflexión ética percibir los errores culturales y así poder aspirar a un mayor perfeccionamiento a través de la educación y la humanización.

Ningún ser humano puede vivir sin compañía humana, somos humanos para nosotros y para los demás; al humanizarnos humanizamos a los demás, la educación permite desarrollar habilidades y conciencia crítica sobre los contenidos culturales de la comunidad humana en que estamos determinados a tener ciertas libertades. La educación permite tornar consiente al ser humano de sus derechos, pero también de sus obligaciones, antes de ejercer control sobre los humanos es más importante educar a la humanidad para que desarrolle su conciencia y así decida por sí mismo hacerse responsable de las normas propias de la cultura humana; por ejemplo, los derechos humanos comunes a toda cultura que presuma ser democrática.
Educar implica volver más humano al humano, sacarlo del estado de naturaleza, ilustrar al ser que Aristóteles llamó “animal racional”.

La humanización consiste en educar a la humanidad en los valores, ¿qué es lo que hace una persona que sea digna de aprecio?, la idea de los valores permite darnos cuenta que la persona es más importante que el poder, el dinero el éxito, el bienestar e incluso que la ley y el deber impuestos.

Educar para formar una conciencia verdaderamente humana, abierta en toda dirección a través del conocimiento histórico-crítico de la tradición cultural cuyo ideal es lograr las competencias y libertades del ser humano para forjar su destino. Educar para descubrir el rostro auténtico de la antigüedad a través de la verdad filosófica y distinguirla de la poesía o el mito.

La formación humana pretende despertar del letargo en que ha permanecido la humanidad, crear un ser culto, de espíritu abierto y libre, que sepa comprender las ideas y creencias de los demás aún cuando no pueda aceptarlas ni reconocerlas como válidas, que sepa aceptar a una persona que no tiene nuestro mismo color de piel, al que habla un idioma distinto, atuendo diferentes o tiene una religión ajena a nuestras creencias o porque tiene una postura discrepante a la nuestra, como alguna de estas situaciones lo privara de su humanidad.

La educación humanística contempla el reconocimiento del valor que tienen las ideas y las letras clásicas para formar una conciencia abierta y libre; precisamente éste es el aspecto que da nombre al humanismo. La palabra corresponde aun actualmente a lo que los griegos denominaban “paidea” y los romanos en tiempos de Cicerón, siglo I a. c., “humanitas”. La formación humana debe centrase en el conocimiento histórico-crítico de la tradición cultural según el ideal clásico, el Renacimiento mira más la autonomía humana originando una cultura espiritual en los valores meramente humanos y laicos, la filosofía presta más atención a los valores humanos a favor de un antropocentrismo ético que se manifiesta en el uso de la razón.

Para los griegos “paidea” significaba aproximadamente lo que los romanos expresaron con el término “humanitas”; es decir, la educación y formación del ser humano, la educación espiritual se lleva a cabo a través de la poesía, la retórica, la historia y la filosofía. A estas materias se les reconoce un valor esencial para lo que el humano es y debe ser y, por lo tanto, el medio para formar humanos en su genuina y perfecta forma. Paidea fue para los griegos la búsqueda y realización de la verdadera naturaleza humana. Tuvo dos características:

1.- La estrecha relación con la filosofía en la que se unían todas las formas de
investigación.
2.- En primer lugar, según los griegos, los humanos no pueden realizarse como tales sino a través del conocimiento de sí mismo y de su mundo y, por lo tanto, mediante la búsqueda la de la verdad en todos los dominios que nos interesan. En segundo lugar, el ser humano no puede realizarse como tal sino en la vida de la comunidad, de la ciudad.

El ideal que un ser humano debe tratar de conquistar y encarnar en sí mismo es el de la sabiduría aunque implique un heroísmo conseguirlo; decía Spinoza que por ello es tan difícil como raro, si embargo, es posible hallarlo.

La elevación humana sobre sí mismo, lo que distingue a seres humanos de los animales es que el único ser capaz de dominar y rechazar sus propios instintos o apetitos; lo espiritual radica precisamente en esta capacidad de elevarse por sobre lo animal que hay en el Hombre mismo, porque tiene conciencia de sí mismo y puede convertir en objeto de su atención a su propia constitución física y psíquica, de una relación intrínseca al humano interior o espiritual, por el cual nos podemos conocer de forma inmediata y privilegiada, incluso, juzgamos a nosotros mismo de manera segura e infalible, como decía Platón, “el diálogo interno del alma consigo misma.”

Conciencia de mí mismo, ¿para qué? Para actuar con ética, no obedecer ciegamente las órdenes ni las costumbres, no actuar o dejar de actuar para recibir un premio o evitar un castigo, no actuar por antojo, sino actuar desde uno mismo, desde el tribunal interno de la propia voluntad. Debemos luchar por vivir como humanos entre la humanidad. Actuar con ética significa responder por nuestros actos, la culpa o actividad espiritual se presenta cuando estamos molestos con nosotros mismos, cuando no somos capaces de responder por nuestros actos y no se pueden borrar con disculpas como: sólo cumplí órdenes, todo el mundo hizo lo mismo, perdí la cabeza, la tentación fue más fuerte que yo, no me di cuenta de lo que hacía; porque ser humano significa ser libre para elegir con responsabilidad. La ética es mejorarse uno mismo, desde uno mismo. Las acciones con las que moldeamos el tipo de humanidad que queremos es la mejor manera de indicar que la ética que estamos sembrando es la filosofía moral que queremos cosechar.

Los demás sienten igual que yo. Por eso debo elegir con responsabilidad, desde mi libertad, midiendo consecuencias; porque sólo uno mismo es responsable de sus actos. Pensar al otro es, ante todo, respetarlo, no privarlo de su libertad a elegir libremente, pedir al otro que se comporte como yo. Deseo es contrario a la ética, porque los humanos conquistan su libertad cuando eligen su destino; no todo da igual, la posibilidad de elegir es precisamente lo que nos hace humanos. Es primordial saber reflexionar para saber elegir; en esto consiste el máximo valor de la ética, de lo cual se desprenden los demás valores como la bondad, la justicia, la belleza, etc. Y no tienen razón de ser o existir sin el ser humano; son valores para vivir como humanos, mujeres y hombres.


Como actividad complementaria al contenido temático ya visto, y en apoyo a las actividades del Programa de Acreditación en Grupos Colaborativos (PAC), debes de realizar las siguientes actividades:
1. Resumen del tema, que deberá de ser como mínimo, media cuartilla y como máximo una cuartilla.
2. Realizar un cuadro o un mapa conceptual sobre tema revisado.
3. Como aplicarías el tema en tu vida cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada